MÁS SOBRE NOSOTROS

NOSOTROS

La Academia de Danzas Folklóricas "Esmila Zevallos" es una institución privada que desde hace 35 años viene enseñando a niños, jóvenes, adultos y adulto mayor el vasto bagaje cultural de nuestro Perú profundo expresado en danzas y canciones de nuestra Costa, Sierra y Amazonía."

MISIÓN

Somos una institución artística dedicada a promover y fortalecer la identidad en nuestros alumnos a través del aprendizaje de las expresiones artísticas populares y tradicionales en un contexto de valoración de la diversidad cultural, difundiendo el legado rico y múltiple que es rasgo de nuestro ser nacional.

VISIÓN

Aspiramos a ser reconocidos como centro de formación artística en constante y continuo crecimiento con una cultura de innovación y cambio que potencie al ser humano, considerando al arte en todas sus formas como canal de expresión y comunicación,brindándole la posibilidad de plasmar en la sociedad su particularidad, ubicándolo como protagonista de su propia historia.

VALORES

El proceso creativo y el uso de formas expresivas como la danza y música facilitan el desarrollo psicosocial, cognitivo y afectivo del ser humano, potenciándolo a través de una formación integral en base a valores como la identidad,respeto,responsabilidad,optimismo,lealtad,disciplina y constancia en la búsqueda de sembrar mejores personas en una cultura de paz y amor.

NUESTRA HISTORIA

La Academia de Danzas Folklóricas "Esmila Zevallos" fue fundada un 25 de junio de 1985 por la señora Esmila Zevallos Miranda, reconocida artista vernacular de gran trayectoria y fama a nivel nacional e internacional, premiada y condecorada por el Ministerio de Educación y el Instituto Nacional de Cultura.

Esmila es hija de don Gerónimo Zevallos y doña Rosa Miranda, quienes, a pesar de no haber recibido formalmente educación musical, supieron trasladar maravillosamente tanto a Esmila como a sus hermanas, Olga y Zoila, su amor por nuestra música y danza peruana. Es así que las pequeñas hermanas Zevallos pasaron de las calles, donde trabajaban con ahínco junto a sus padres para superar su pobreza, a ser reconocidas musicalmente de la mano del gran artífice de su encumbramiento, el notable escritor indigenista don José María Arguedas, quien las adoptó musicalmente y gestionó su ingreso al Conservatorio de Música.

Pasaron los años y Esmila Zevallos continuó su carrera musical de manera independiente. Como integrante de la fastuosa revista de Ima Súmac y Moisés Vivanco, Esmila adquirió prestigio en diversos escenarios de América y Europa. Se casó con el talentoso Pepe Torres, quien instruido por el gran Oscar Avilés, es considerado como uno de los mejores concertistas de guitarra del Perú. Por los años setenta, debido al interés de empresarios alemanes por llevar al viejo continente tan bello espectáculo peruano de música y danza, los esposos planearon una gira con el elenco de danzantes y músicos denominado "Perú Folklórico", que luego se repetiría durante años. Desde las afueras del domicilio de la pareja ubicado en San Borja, los vecinos y transeúntes fueron espectadores ocasionales de los ensayos del grupo y de su despliegue de alegría, color y entusiasmo. Fue debido al creciente interés que el espectáculo fue generando en ellos que, poco a poco, la casa de San Borja se fue convirtiendo en la academia que hoy conocemos.

Luego de realizar diez años de giras exitosas por Europa, algunos integrantes de "Perú Folklórico" como Carmen Orihuela "Chachi", César Salcedo y la propia Esmila Zevallos se convirtieron en los primeros profesores y miembros fundadores de nuestra academia.